Etiquetas

viernes, 3 de julio de 2015

Educación, Radio y Redes Sociales

En esta entrada quiero opinar sobre el papel que pueden jugar la radio y las redes sociales en la Educación. Pero no de un modo aislado, sino de un modo vinculado.

Hoy en día los programas de radio, del tipo que sean se valen de redes como Facebook y WhatsApp para establecer una comunicación más fluida con la audiencia. Antes solo se utilizaban las líneas telefónicas, pero hoy en día se pueden solicitar temas musicales o información a través de un mensaje de texto (SMS) o un mensaje de WhatsApp o dejando una publicación en la página de Facebook del programa de radio. Esto ha sido muy bueno para este medio de comunicación porque lo ha acercado más a la audiencia y ha podido constatar de forma rápida que su existencia sigue siendo necesaria. Lo cual también es favorable para los anunciantes.

Por otra parte, la facilidad para contar con elementos técnicos ha jugado a favor de los proyectos de radios escolares. Si bien no se puede contar con equipos de alta calidad en la gran mayoría de las escuelas, teniendo una netbook, un equipo de sonido con parlantes de potencia media y unos micrófonos, se puede organizar un programa de radio en cualquier escuela. He oído decir que esos proyectos ayudan a los estudiantes a fortalecer la lecto-escritura y la oralidad, los contenidos de Lengua, la integración de contenidos de diferentes unidades temáticas y espacios curriculares; y, además, colaboran para que los estudiantes desarrollen habilidades para la vida social.

Hoy en día, entonces, es posible pensar en proyectos de radios escolares que integren diversos espacios curriculares y que aprovechen las redes sociales para asegurar y aumentar la fluidez de comunicación entre quienes hacen la radio y quienes la disfrutan. Pero, tratándose de un proyecto educativo, la radio escolar no debe quedar en un simple espacio de esparcimiento para los estudiantes. Puede jugar un papel muy importante, no solo para fortalecer contenidos de Lengua, sino comentando tareas y trabajos destacados de todos los espacios curriculares, organizando concursos con preguntas sobre contenidos escolares, promoviendo el conocimiento sobre la música que escuchan los adolescentes, informando de fechas de inscripción para rendir examen y de los turnos correspondientes, entre muchas otras funciones. En conjunción con un Centro de Estudiantes y/o con el CAJ puede colaborar en la organización y difusión de campeonatos y salidas. Son muchas las actividades que puede tener una radio escolar.

Lo que faltaría, creo, es que las autoridades ministeriales provean de los recursos mínimos: un equipo de audio en buenas condiciones, netbooks funcionando correctamente, una pequeña red de wifi escolar y nada más. Lo otro que es necesario y a está en las escuelas: directivos, docentes y estudiantes con ganas de hacer cosas diferentes sin que los "legalistas" del Ministerio de Educación le estén encontrando el pelo al huevo. Esto no quita que todo deba hacerse con la debida responsabilidad legal, especialmente en cuanto a la difusión de música. Aunque acá también el Ministerio podría establecer algunas libertades con  fines educativos.

Licencia:
Creative Commons Atribución-Compartirigual 4.0 Internacional